en estos tiempos que corren (y vaya si corren; demasiado rápido los condenados) como en muchos anteriores, los humanitos de a pie (al igual que el resto de bichos, para qué vanidades) buscamos estar acompañados, tener pareja. en algunos casos (espero que no en el que pienso) se llega a convertir en una verdadera obsesión.
… y es complejo: cuando no la tenemos y deseamos a alguien nos rompemos la cabeza; cuando sí tenemos pero algo falla nos rompemos la cabeza igual; cuando estamos bien disfrutamos, pero pensamos en que queremos que dure “forever” y el futuro, esa cosa que nos mira y que no vemos, sigue siendo una bella incógnita.

hace un rato, un amigo al que ya he dedicado algún post, aunque él -creo- no lo sabe, se ha ido a dormir. es un hombre fantástico: valores firmes, ternura, comprensión, empatía y… no feo. cuando hablábamos hoy, me preguntaba (yo)… así como él se siente atraído por alguna mujer que considera “imposible”, cuántas mujeres se habrán interesado por él calificándolo del mismo modo? por qué no hay una fórmula matemática que nos diga con quién debemos estar para que todo sea perfecto, sin necesidad de conformismos e infelicidades?

por qué tantas historias, dificultades… por qué es tan complejo el mundo de los sentimientos, el de asdrith?

debería ser más sencillo. como los lugares en los que parecen frivolizar el tema con datos estadísticos. me pone una de jamón?

Anuncios