las palabras no viven en los labios de quien las dice, sino en el oído de quien las percibe.

Anuncios