es uno de esos seres especiales que me ha tocado encontrarme en la vida. en estos pocos años, algo más de siete, es de esas personas a las que puedo llamar amigas y que se cuentan con los dedos de las manos (y sobran). conocemos la una de la otra virtudes y defectos, y hemos decidido que las virtudes ganan la mano y que merece la pena esta amistad.

el sábado da un pasito más en su vida y me ha pedido que colabore en la ceremonia religiosa. no creemos las mismas cosas, pero me hace feliz poder aportar mi pequeño grano de arena para que esas, en las que ella cree, salgan lo mejor posible. sé feliz, peque. un besazo.

Anuncios