de nuevo cerca de la época del año en la que entra con más furia en el cuerpo la fiebre del disfraz: “y tú de qué vas a ir?” yo… yo es que tengo un novio que no está mucho por la labor de disfrazarse, pero voy a intentar como otras veces ir haciendo algunas cosillas… si cae, cayó, si no… ya quedarán las prendas para partidas de rol en vivo o para frikadas varias,… snif (a ver si poniendo cara de niña buena le ablandamos un poco el “curasao” que el año pasado ya tocó “de no”).

por lo de pronto, y a modo de herramienta básica, me he comprado el número de enero de la revista patrones; se trata de un especial de disfraces que no está nada mal comparado con otros que he visto estos días en los kioscos. lo bueno de estas revistas es que traen los patrones a tamaño natural (aunque en muchas ocasiones son para tallas infantiles) y lo único que hay que hacer es ir escalándolos y adaptándolos a la idea de disfraz que te has hecho, que no tiene por qué ser necesariamente el que aparece en la foto con el modelo de turno. yo voy cogiendo una prenda de aquí, otra de allá… no hace falta tener demasiada idea, pero sí paciencia y ganas de hacer cosillas un@ mism@.

y aunque en carnaval de 2005 no nos disfrazamos, como muchos sabréis (millones y millones de personas humanas que leéis esta bitácora…) sí lo hicimos de forma humilde (como la fresita del gran hermano) en alguna feria medieval.

para información sobre patrones, disfraces y complementos… ojillo a estos enlaces.

Anuncios