hoy llegué quince minutos antes al curso y me senté en uno de los bancos de la plaza, frente a la delegación. no había pasado demasiado tiempo cuando apareció un grupo de escolares uniformados con su chándal. se fueron acomodando desordenadamente en las escaleras de piedra mientras charlaban de temas triviales.

tardaron pocos segundos en acercarse sus dos profesoras. cámara en mano, retrataron a los chavales que, para el momento, se apretujaron y ordenaron. se les estaba acabando la carga de las pilas, pero la fotografía se guardó sin problemas en la memoria de la cámara. luego hablaron de lo románico o gótico de las edificaciones que los rodeaban.

salvo por la digitalidad del aparato, la escena era un auténtico plagio de lo que muchos conservamos. dentro de veinte años verán su retrato de EGB ESO y repasarán mentalmente lo que fue de muchos de sus compañeros y lo que la vida les dio y quitó en esos años.

dentro de otros veinte años veremos las fotografías de hoy y nos observaremos como hacemos con las antiguas. que las arrugas traigan más avances que retrocesos.

Anuncios