ayer por la tarde sucedió de nuevo. llovió sobre la tierra quemada y la superficie se negó a absorber el agua (que, por otra parte, no era poca). unido al terreno que se ha comido al mar (y a los ríos), a algunas zonas donde el alcantarillado no es lo que mejor se ha hecho y a que la marea estaba llena… un desastre.

mi tío jose tuvo que salir ayer a última hora para trabajar con una mochila en la cabeza con la muda para ducharse y cambiarse en el trabajo. el agua le llegaba al pecho cuando salió de su casa, próxima al río. mar, chus con una de sus hijas, suso… muchos más también se metieron hasta la cintura.en algunas zonas había gente nadando por la calle para poder llegar a sus casas.

el primo pablo iba a entrar a su garaje para intentar sacar el coche, cuando el agua entró en tromba. él se quedó fuera, dejando el coche a su suerte (lo primero es lo primero), pero otros hombres entraron y, en poco tiempo, hubo que sacarlos de allí con cuerdas porque la corriente los arrastraba hacia el interior. el garaje se llenó de agua hasta el techo. como ese, muchos aparcamientos.

en las proximidades del río, otros vehículos flotaban y se paseaban solos llevados por la corriente… morían ahogados.

chus y fernanda se quedaron en casa, incomunicadas y sin posibilidad de salir. sin luz, sin teléfono… sin saber cómo estaban los demás.

teresa pasó mucho tiempo en una gasolinera próxima a su casa sin poder avanzar para ir a dormir. tampoco podíamos hablar con ella. las líneas estaban saturadas.

las ambulancias no alcanzaban a los pacientes (una mujer embarazada, un hombre anciano…) y se utilizaban palas de obra para recogerlos y acercarlos a los vehículos prioritarios.

esta mañana, carmiña (que también tuvo dificultades para llegar a casa) me comentaba que hoy daba pena ver el interior de los comercios. todo en el suelo, lleno de fango.

en casa tuvimos suerte, vivimos algo más alejados del río y en el garaje no entró agua. sólo nos faltó la luz durante un tiempo.

ésta es sólo la segunda vez. nunca había visto algo así en mi pueblo, pero asumo que este invierno será habitual.

Anuncios