ayer me quitaron una de las muelas del juicio (ya tenía yo poco…) superiores. al parecer, más alta de lo que esperaban, y torcida como ella sola. cortaron, observaron, volvieron a cortar, taladraron, cortaron un poco más, intentaron extraerla con unas tenazas de esas “reviradas”, cortaron de nuevo… y al final lograron sacarla. luego otro poema similar al dar los puntos… que no llego, que es muy arriba, que se me escapa… vale que yo no ayudaba demasiado con mi mandíbula, que no podía abrir de todo porque con la musculatura (al parecer, hiperdesarrollada) no les dejaba acceso… y al tenerla a medio abrir, con la tensión y el paso del tiempo mi capacidad de apertura era cada vez menor (síndrome de ATM)…

después de más de media hora de intervención, me dijeron que ya estaba. yo, que tenía la ilusión de conservarla en mi cajita de dientes, no llegué siguiera a verla. no me al dieron porque eran “restos humanos” O_o wow, la próxima vez que me depile, me corte el pelo o me muerda las uñas tendré que tomar medidas para que mis “restos humanos” no anden circulando por ahí.

me hubiera gustado ver cómo iba la operación por dentro, pero lo máximo que alcancé a ver fue el instrumental teñido. eso sí, no olvidaré el ruidito extraño que hacía la carne al ser cortada.

a principios del mes que viene me toca la otra. ahora… con la boca cerrada, que la mandíbula aún se queja.

ortopantomografÃa2

Anuncios