con esto de que mi vida social se ciñe prácticamente a los fines de semana, a veces me hablo a solas de lunes a viernes. tanto es mi afán por mantener la comunicación conmigo misma, que el pasado viernes monologué incluso con compañía. unas cincuenta personas me observaban sentadas con sus consumiciones en una cafetería del norte de galicia.

tenía un miedo atroz. era la primera vez que monologaba durante tanto tiempo en público, y es que cuarenta y cinco minutos gastando saliba y adrenalina por un tubo asustan a cualquier aficionado (al menos a mí me asustan).

se rieron. algunos incluso soltaban tremendas carcajadas y, de cuando en cuando, asentían con la cabeza. estaba satisfecha, contenta, nerviosa… y, cuando me metí en cama parecía que me habían dado una paliza. me encontraba agotada y morfeo (o fue álvaro?) me abrazó sin soltarme hasta bien entrada la mañana.

monologaches? monologuei

Anuncios