hace 3000 años, en los pueblos celtas de europa se celebraba el cambio de estación, la cosecha y los misterios entre la vida y la muerte el día 1 de noviembre. ahí comenzaba el nuevo año.

la noche anterior, los espíritus de los muertos cruzaban el fino velo que los separaba del mundo de los vivos y visitaban sus hogares. los celtas acostumbraban a dejar dulces y comida en sus puertas para reconfortar a sus antepasados muertos.

feliz samain.

blagdaros nos cuenta algunas cosas más.

Anuncios