no sé exactamente qué es lo que ha sucedido esta noche en mi cama. sólo sé que, al despertarme, la sábana estaba hecha un “gurruño” y colocada (no, no tirada ni zapateada, ni caída por casualidad… perfectamente colocada) en la mesilla de noche.

hoy la vigilaré, no sea que vuelva a suceder.

Anuncios