de un tiempo a esta parte, mi blogroll se ha visto afectado por cambios. he eliminado bitácoras que apenas leo o que llevan ya unos cuantos meses sin actualizar (algunas de ellas las conservo en bloglines, que nunca se sabe cuándo puede una cambiar de idea) y he agregado a algún otro enlace de interés. el último de ellos lleva al blog de travi.

(repaso rápido a los inicios)

hace algunos años (no, no tantos, que no somos tan viejas), tras la selectividad, tocó selección de carreras. con pocas esperanzas de entrar en la carrera A, seleccioné también una carrera B y una C (y una D, y una E…). tras el cierre de listas comenzó el curso. yo, que no había entrado ni en A ni en B, comencé a cursar C, cuando, de pronto, un día, me llegó una carta a casa que decía que habían quedado plazas en B y yo era la siguiente de la lista (¡!!).

sin pensármelo, me cambié de carrera. el problema llegó cuando entré en aquella clase (en un edificio ruinoso) un mes después que todos los demás. llegué, me senté y medité en silencio. extendí la parabólica a mi espalda y analicé los grupos presentes unos minutos antes del inicio de la clase:

1) grupo de mujeres cacareando, riendo y, probablemente, hablando de ropa o similares.

2) 2 chicas sentadas y hablando en bajo entre ellas.

… sí, seguramente hubiese más grupos en ese momento, pero mi memoria selectiva me ha hecho olvidarlos.

– socorro. acabo de llegar, soy nueva y no conozco a nadie. puedo sentarme con vosotras?

no sé cuán penosa fue la cara de desesperación que puse, pero la acogida por parte de ambas fue fantástica. luego empezamos a conoces nuestros momentos de ira (xD), nuestras idas de olla y mil historias más. hoy nos vemos muy de cuando en cuando, pero tanto travi como ire son personas que han dejado huella en mí.

Anuncios