me lo piden a gritos mis neuronas. en los últimos tiempos me han asaltado cambios, sustos, tensiones y demás etcéteras en varias parcelas de mi vida, sobre todo en la laboral. ahora debo asumir, sin período de adaptación alguno, tareas que antes correspondían a otra persona además de las que me atañen “por defecto”, lo que implica búsqueda de información y documentos, puesta al día y estrés, mucho estrés.

en agosto disfrutaré de unos días de vacaciones. tendré que dejar cosas hechas para que todo discurra con normalidad cuando no esté y a la vuelta me tocará un sprint antes de otro evento. los planes iniciales para esos días de relax se ceñían a algo próximo, sin viajes demasaido largos y… al final, nos han hecho una oferta que no hemos podido rechazar y volvemos a las tdn.

serán capaces los dados de alejar mi mente del trabajo? por los dioses, que así sea.

Anuncios