no, esto no es una oda a la ludopatía; es una oda a vicios golosos e irrefrenables. los encontré hace unas semanas en una pastelería de compostela y pude huír de sus garras antes de que me atrapasen.

dichosos aquellos que saben unir varios placeres, porque en ellos será multiplicado el gozo…

(coño, no era una oda, era una bienaventuranza)

(realmente prefiero división de poderes. los juegos me gustan más cuando duran al menos dos partidas, pero era una frikada que merecía ser publicada)

Anuncios