el pasado fin de semana en decathlon, paraíso de la ropa y complementos deportivos (aunque deberían mejorar la sección de tiro con arco :P), encontré una de esas camisetas provocadoras con mensaje personalizado. parecía que alguien hubiese susurrado mi nombre al oído al creador… todo poesía.

lástima que una guarde ese rinconcito de pudor…

Anuncios