os acordáis de las telas peludas? pues un trocillo de una de ellas ha servido para elaborar un rabo “de quita y pon” muy útil para algunos disfraces de animales.

qué necesitamos?

– tela peluda

– agujas, hilo, dedal, tijeras y cinta métrica (o regla o algo similar)

– alambre un poco grueso y alicates

– relleno de cojín o esponja cortada en trozos pequeños

-cinta aislante

– velcro

primero cortamos un rectángulo de tela que tenga

1.- como largo, el que queremos para el rabo

2.- como ancho, algo más del diámetro que deseamos (siempre hay que contar con que la costura nos comerá unos milímetros de cada lado).

la doblamos dejando la parte del derecho hacia dentro (en este caso la parte peluda) y cosemos dejando el hueco de la “raíz” del rabo.

le damos la vuelta

preparamos un alambre de la medida del rabo doblando los bordes (para que no rompa la tela) y, dependiendo del grosor del cable, podremos ponerlo doble o triple en algunas zonas, y es que la parte más próxima al cuerpo tendrá que soportar el peso de todo el rabo cuando éste esté encorvado (qué mal suena esto. en fin…). usaremos la cinta aislante para asegurarlo.

llenamos el rabo con el relleno del cojín, introducimos el alambre y cosemos la zona de la raíz intentando fijar el alambre para que la curvatura quede firme.

para unirlo al resto del disfraz, en lugar de coserlo podemos poner velcro en el rabo y en el pantalón (varias tiras para que quede bien sujeto). al ser un elemento rígido, será mucho más cómodo retirarlo para sentarnos.

Anuncios