buscando algún complemento de última hora para la caracterización steampunk del próximo día siete (a decir verdad toda la caracterización será de última hora por mi parte) me di una vuelta, cómo no, por una de las tiendas asiáticas de mi pueblo. al pasar por caja, un ser humano chino  me sorprendió con un: “FELICIDADES, MAMÁ!!” y un regalo inesperado.

… el chino no es mío. lo juro.

Anuncios