hace tiempo, allá por el 2011, tuneé algunos objetos para cierto evento steampunk en el que tuve la suerte de participar. en esta ocasión yo no participaré, pero sí lo hará una buena amiga, así que me puse manos a la obra para transformar una pistola de agua del bazar chino en una pistola decente para acompañar una caracterización steampunk.

29786071822_13b123f32e_z

he empleado técnicas fáciles de aplicar y usadas habitualmente en los primeros niveles de pintado de miniaturas. os dejo por aquí el paso a paso por si alguno se anima. vamos por partes… necesitamos:

  • pistola de plástico
  • lija
  • pintura acrílica negra
  • pinturas acrílicas metalizadas de varios colores
  • barniz
  • pegamento instantáneo
  • un pincel
  • un pincel viejo o baratillo que podamos “destrozar”
  • papel de cocina o un trozo de esponja
  • un poco de agua
  • accesorios que queramos añadir

y ahora repasamos el proceso:

29899915845_d75835a8b0_c

1.- compramos una maravillosa pistola de agua en el bazar que tengamos más a mano. si tiene alguna forma similar a tubería, tuerca o similares, nos dará juego a la hora de colorear.

2.- separamos las piezas y las lijamos para que la pintura agarre mejor. la montamos de nuevo.

3.- pegamos con pegamento instantáneo el gatillo para evitar que se estropee su pintura si es pulsado accidentalmente y, cuando esté seco, pintamos toda la pistola de negro.

4.- damos color con normalidad a las diferentes zonas procurando que haya contrastes, que darán más vistosidad.

5.- cogemos un poco de pintura negra y la aguamos hasta convertirla en una “tinta” ligera, que al darla por toda la pistola oscurezca los colores (sin dejarlos completamente negros) y se cuele por las rendijas oscureciéndolas aún más.

6a.- aplicamos un pincel seco a cada uno de los colores para aclararlos dejando un efecto “viejuno” la mar de interesante. las zonas de rendijas las dejaremos oscuras y, a partir de ahí, el nivel de clareado depende del gusto de cada un. llamamos pincel seco a una técnica de pintura que se aplica con un pincel viejo (las cerdas acabarán destrozadas) de la siguiente manera:

  • mojamos el pincel (sin agua) en pintura.
  • lo frotamos contra papel de cocina o un trozo de esponja hasta retirarle la mayoría de la pintura.
  • lo frotamos contra la zona deseada de la pistola.

es mejor “pecar” de llevar poca pintura en el pincel que pasarnos y que queden pegotes. mi recomendación es que las primeras veces frotéis el pincel hasta que os dé la sensación de que no mancha ya sobre la esponja o el papel y probéis cuál es el efecto en la pistola. así, podréis ir calculando cuánto tenéis que limpiarlo antes de pasarlo la próxima vez, dependiendo de si os gusta el efecto que le da o lo queréis un poco más intenso.

6b.- opcionalmente, podéis aplicar accesorios con forma de engranajes o similares.

para terminar, no está de más dar alguna capa de barniz para evitar que vuestro trabajo se vea destrozado con demasiada facilidad. yo brefiero un barniz no demasiado brillante, pero ya depende del gusto de cada cual.

nada más por hoy. un saludo, hermosos.

Anuncios